"Arte por un mundo mejor"

sábado, 18 de octubre de 2008

La Pintura Expresionista

Presentación y selección de Elsa Sposaro

Todos los movimientos son en general respuesta y oposición al período inmediato anterior. No escapa a esta característica el Expresionismo. que surge en Alemania en oposición al positivismo materialista, en un intento de ofrecer una nueva visión de la sociedad basada en la filosofía de Nietzsche (llena de nihilismo) y la renovación del arte basada en la búsqueda subjetiva de lo esencial, atendiendo exclusivamente al sentimiento vital y sin someterse a ninguna regla.El expresionismo es un movimiento que no sólo atañe a las artes plásticas sino también a la música, el cine y las demás artes. Aunque el término expresionismo no se aplicó a la pintura hasta 1911.En la evolución de la pintura expresionista alemana existen tres momentos distintos. El primero se desarrolla en Dresde, a raíz de la constitución en 1905 del grupo Die Brucke (El Puente), y dura hasta 1913; el segundo se desarrolla en Munich de 1910 a 1914 y está protagonizado por el grupo Der Blaue Reiter (El jinete azul), del que surgirá la primera pintura abstracta ; el tercero se desarrolla en el periodo de entre guerras (desde comienzos de los años veinte hasta 1933, año en el que subió al poder el nazismo) y está unido al concepto de "Neue Sachlichkeit" (nueva objetividad), con un planteamiento muy distinto del expresionismo inicial desarrollado por los otros grupos citados. En Alemania, el movimiento abarcaba dos grupos. Los artistas jóvenes, activos entre 1905 y 1913, que componían el grupo Die Brücke estaban, como los fauves, inspirados en el arte africano, cuya fuerza y energía trasladaban a su propia obra. El grupo estaba formado por Ernst Ludwig Kirchner, Karl Schmidt-Rottluff, Erich Heckel y Emil Nolde, entre otros. Representaban los sufrimientos de la humanidad con un estilo parecido, en cierto modo, al fauvismo, pero con el ingrediente añadido de la angustia. La obra temprana del noruego Edvard Munch, de gran carga emocional, era bien conocida en Alemania y produjo honda impresión en los artistas de Die Brücke.







El grito (1893) de Edvard Munch se considera el primer cuadro expresionista. Aunque el pintor noruego no militó en las filas de este movimiento, está considerado como su principal precursor por la capacidad para retratar los conflictos internos de sus personajes.

Algo más tarde, en 1911, Franz Marc y el artista nacido en Rusia Wassily Kandinsky encabezaron la otra fase del expresionismo alemán por medio del grupo Der Blaue Reiter, en Munich; se inspiraban en el llamado arte primitivo, en el fauvismo y en el arte popular, y la modalidad expresionista que practicaban evolucionó hacia una forma de pintar que anticipaba el arte abstracto.
Der Blaue Reiter (en alemán, ‘el jinete azul’) es una asociación informal de artistas expresionistas formada en Munich (Alemania), en 1911. Tomaron el nombre de un cuadro de Kandinsky titulado Der Blaue Reiter (1903) y de un almanaque que contenía varios ensayos sobre pintura y música contemporáneas. Esta publicación y el libro de Kandinsky, De lo espiritual en el arte (1912), fueron los dos textos teóricos fundamentales del grupo. Al igual que Die Brücke, grupo expresionista berlinés que también expuso con ellos, Der Blaue Reiter rechazaba toda convención y buscaba la expresión individual, pero su orientación era internacionalista y no existía homogeneidad de estilos.
Los miembros principales dentro del grupo fueron los rusos Wassily Kandinsky y Alexéi von Jawlensky, los alemanes Franz Marc y August Macke, el suizo Paul Klee y Alexéi von Jawlensky y otros pintores rusos, así como cubistas y fauvistas procedentes de París, participaron en sus exposiciones como artistas invitados.
Tenían en común el deseo de expresar lo que el catálogo de su exposición describía como sus “impulsos íntimos”. Exaltaron la ingenuidad de la infancia, pero no mostraron un gran interés por el arte naïf.
El grupo se disolvió al estallar la I Guerra Mundial, pero su influencia continuó a través de la Bauhaus, donde, años después, fueron profesores Kandinsky y Klee.
La pintura expresionista es directa y espontánea, respondiendo a las necesidades subjetivas del artista, jugando su sentimiento y su mundo interior un papel esencial (de carácter instintivo y exaltada en Die Brucke y de carácter espiritual y sosegada en Der Blaue Reiter).En el expresionismo el contenido naturalista de la forma se manifiesta mediante la libre interpretación de la realidad, así, las imágenes son creadas y no copiadas expresando el mundo subjetivo del artista. Para ello realiza una desproporción y distorsión de las formas según un impulso interior, una esquematización o reducción de las formas a lo esencial atendiendo a un sentimiento vital de depuración de lo objetivo, camino por el que Kandinsky llega a la abstracción total.
El expresionista hace un uso del color y el trazo para subrayar (expresar) simbólicamente diferentes estados de ánimo.Hay una destrucción del espacio tridimensional. y una acentuación de la fuerza expresiva de las imágenes mediante el empleo de formas simples de carácter plano o con poco efecto de volumen y aglomeración de formas y figuras.Encontramos un predominio de trazos violentos, empastados y agresivos en Die Brucke y de líneas curvas y trazos más sosegados en Der Blaue Reiter.Hay un uso de colores intensos y contrastados (aplicados abruptamente en Die Brucke y de forma más meditada en Der Blaue Reiter).El expresionismo alemán se extendió a países como Holanda, Bélgica y Francia.El régimen nazi alemán definió al expresionismo como "arte degenerado", los artistas de esta tendencia fueron proscritos y muchas de sus obras destruidas.

Ha recibido el expresionismo influencias del arte primitivo en especial de la escultura africana y oceánica, como de los dibujos infantiles, lo que se evidencia en las formas simples.
También fue influido por el postimpresionismo y artistas como Van Gogh, Gauguin, James Ensor, y Munch, a los que nos dedicaremos en otras ediciones. Y del cubismo y del fauvismo, el reduccionismo se las formas y el uso de colores vivos y vibrantes. Entre los principales artistas que adhirieron al expresionismo encontramos por ejemplo a Emil Nolde, Oscar Kokoschka, Wassili Kandinsky y Paul Klee, entre otros. También están en otros países artistas como Matisse, Derain, Modigliani, Picasso, Chagall, entre otros.
En Latinoamérica sobresale el ecuatoriano Oswaldo Guayasamín quien, influido por los muralistas mexicanos, utilizó una técnica expresionista al tratar temas indigenistas de su país. En España el expresionismo se volcó hacia las representaciones de significado social. Entre los españoles sobresalen José Gutiérrez Solana, Benjamín Palencia, Pancho Cossío, Francisco Mateos, Rafael Zabaleta y Eduardo Vicente.

Fuente: Boletín No. 12 "El Arte de la Esquina"
http://elartedelaesquina.blogspot.com/