"Arte por un mundo mejor"

viernes, 13 de noviembre de 2009

FELIX ANAUT

Una Obra Visitada

Por: ÁNGEL DAVID GUEVARA POZAS




Pues he asistido a la exposición virtual más intensa que los links permiten sobre la obra de este artista originalmente español y avecindado en Francia.


Ante la contemplación obcecada de la obra, subyugado por el reto de buscar contenidos, secuencia de contenidos o proyecciones personales susceptibles de aplaudir y compartir, veo los trazos dorados, interrumpidos por semitrazos negros o por rectángulos blancos… y mi mente sangra, esforzada hasta el sacrificio, atiborrada de ansiedad porque quiere descubrir lo que, obviamente, no encuentra.

¡Ah ya sé! exclamó mi sistema límbico que es el que sabe cuando los demás sienten… ¡Estoy ante el propósito! Las líneas interrumpidas, lo orígenes indefinidos, los finales que llegan a ninguna parte… ¡Estos son los propósitos! ¡El propósito nunca se cumple porque deja de serlo! ¡El logro es la negación del propósito! Y entonces… los rectángulos definidos en blanco significan el logro ¡porque rompen las indefiniciones!

Las neuronas en mi sistema límbico vibraron excitadas, como niñas que observan por primera vez un exbotón ahora floreado. ¡Sólo nos falta ligar un significado para los puntitos negros…!

Y en eso estaban cuando doña meganeurona central controladora dejó caer su frase demoledora: ¡NO MMMAnejen así las cosas! Le ponen mucho de ustedes y dejan poco del artista. ¡A ver! traten de interpretar las deformosidades de las figuras humanomorfas.

Mi cerebro completo se silenció… la deformación de la humanidad… el deforme interior de un exterior atildado y cuadrado… el recuerdo de un inicio vacilante cuando a los siete años decidí ser pintor… No, ninguna de estas búsquedas terminaba por satisfacer mi necesidad integrativa del ejercicio perceptivo.

Pienso en Félix Anaut como un ejemplo de lo que yo llamo “arte aleatorio”. Es como pintar lo primero que se me ocurre, al lado de lo segundo que se me ocurre, y así en una sucesión aleatoria hasta lograr emborronar el lienzo sin un plan de obra, sin una historia que relatar, sin un mensaje que organice los contenidos.

Mi exhausto cerebro se dio por vencido. El arte aleatorio es refractario al descubrimiento del mensaje o bien requiere de niveles de abstracción superiores, no sólo respecto del concreto representado sino de la información acumulada en la base de conocimiento.

Al final del enésimo video, entre una luz fulgurante, vino a mi mente un texto que escribí hace algunos meses y que ahora reproduzco.





PALABRAS

Hay veces que me quedo sin palabras...

No es que no quiera decir o comentar o criticar

¡simplemente no hay palabras!

Porque la palabra se genera del entendimiento,

el entendimiento de la comprensión...

la comprensión del reconocimiento

y el reconocimiento del conocimiento.



Por eso hay veces que me quedo sin palabras...

La ingenuidad puede ser mordaz

y jugar a esconder la maestría.

La simplificación de la obra puede ofender

al exponer un mensaje con formas muy simples...

para que otro lo entienda.



Por eso hay veces que no sé lo que veo

un juego o un intento de juego.

Un ejercicio libre de manchado de superficies

para redimensionarlas

en la extrema libertad de la sin razón.

Y el deseo comunicativo se atora,

encadenado, sin la palabra liberadora que no encuentra

porque no puede trascender su incomprensión



Estas son palabras del vacío...

de mi no entender, a veces, lo que veo

por falta de conocimiento para reconocer

y apreciar.

1 comentario:

Raul orea mesones dijo...

Hola queridos amigos, aqui ando con la familia esperando a los reyes ansiosamente por que he sido muy bueno ya me conoceis espero que se porten bien con vosotros y sean muy generosos os deseo que ayais pasado unas muy felices fiestas y que tengais un 2010 muy prospero y colorido al oleo. Un saludo y un fuerte abrazo de vuestro amigo Raul, seguiremos en contacto