"Arte por un mundo mejor"

jueves, 17 de julio de 2008

EXPO SOLEDAD Reseña

EXPO SOLEDAD
(Reseña de una suma)
Nuevamente, Arteaficción ha actuado como un espacio plural y completamente abierto para captar y promover el encuentro de las diversas manifestaciones artísticas de los creativos que arropa.
La definición de un tema común para la creación artística otorga la oportunidad de mapear el sentir y el representar de diferentes acervos cognitivos frente a una misma vivencia. En esta oportunidad "La Soledad"
A continuación, entonces, reseñaré a ustedes la descripción de mi impresión al recorrer EXPO SOLEDAD. No pretendo que sea un ejercicio breve pero sí que resulte interesante.
Silvia es la primera en presentarnos a la Soledad como la ausencia de gente. Sus fotografías nos muestran espacios vacíos... ¡completamente llenos! Las baldosas del "Foro" son compañía de las demás baldosas del foro. ¿Platicarán las baldosas? ¿Comentarán con los escalones sobre lo provechoso de mantener una posición horizontal en lugar de una inclinada que induce fatiga? ¿Se sentirá mal la baldosa de la izquierda que ya casi se recuesta en el suelo? Lo más seguro es que a las baldosas y a los escalones les tenga sin cuidado la ausencia de gente. Pero para nosotros la estructura arquitectónica vacía de gente nos ofrece la oportunidad de expandir nuestro espíritu sin las limitaciones que la proximidad nos impondría en un foro lleno.
En "Abandono" Silvia nos muestra que la soledad produce deterioro. Vacío de contenidos. La soledad va carcomiendo la fortaleza. Y si no busca alternativas, acabará por derrumbarse.
"Dentro de mí, vertido en mi epidermis..." Dice el gran Gorostiza Y en "Encierro" Silvia nos enseña una soledad dentro del mismo sujeto. Con una epidermis férrea que lo limita y lo protege de las posibles compañías exteriores que pudieran vulnerar su autismo interior autodecretado.
Y todo lo anterior, las ausencias, el deterioro y el autismo sumados en una mirada que se pierde en lontananza. Con una identidad perdida porque no hay con quien compartir los rasgos. En los labios, la imperiosa necesidad de compañía, más que característica, inherente a la naturaleza del primate humano.

Por David Guevara Pozas